TÚ FORMAS PARTE DEL CAMBIO

Tú también formas parte importante en el proyecto educativo de tu hijo con TDAH, tú puedes hacer mucho por él.

Nos quejamos del sistema educativo, y desde luego no nos falta razón, seguimos el mismo esquema de enseñanza desde hace cincuenta años y las aulas necesitan modernizarse, no podemos seguir imponiendo a los niños la escucha activa durante horas, la repetición sistemática y los deberes para casa como sistema de aprendizaje cuando existen hoy en día tantos elementos a nuestro alcance para experimentar, jugar, tocar, ver, probar, etc.

Y desde luego NO es justo que la enseñanza de nuestros hijos con TDAH que tienen necesidades especiales dependa de la implicación del maestro que les toque, cuando deberían existir YA protocolos obligados en todas las escuelas.

Pero, desde luego la educación de nuestros hijos también es cosa nuestra y también nosotros tenemos la posibilidad de ayudar o no en su éxito o fracaso educativo.

Si nuestra labor consiste en sentarle a hacer deberes cuando llega a casa porque esa es su “obligación”, la consecuencia ya la sabemos, el niño no quiere, la tensión se palpa desde que entra por la puerta y nosotros/padres acabamos gritando porque “eso es lo que hay y los deberes no los pongo yo”.

A mí hasta la fecha hay un par de descubrimientos que me tienen fascinada porque al menos en mi caso han funcionado y mucho. No digo que funcione en todos, cada niño, incluso cada niño con TDAH, es un mundo o un universo entero, pero en cualquier caso no perdéis nada por probarlo.

    1. Sistema premio-recompensa inmediato por hacer los deberes.

Si, puede que pensemos que no podemos premiar todos los días por algo que “deben” hacer. Pero si pensamos el porqué de ese “deben” hacer, después de 8 horas de colegio, tal vez comprendamos porque no quieren hacer más deberes.

Además la recompensa inmediata funciona genial con nuestros TDAH, porque su cerebro activa la emoción de lo que va a recibir por hacer los deberes y eso les motiva mucho. Yo personalmente prefiero quince minutos de tele o incluso de tablet por hacer los deberes (si funciona) que dos horas el fin de semana porque sí

    2. Jugar con los deberes.

Los deberes son una lucha encarnizada y continuada en el caso de nuestros hijos con TDAH.

Se imaginativo. Si quieres que escriba pídele que te haga la lista de la compra, que elabore una lista de amigos a los que quiere invitar a su cumpleaños, cómprale libretas nuevas.

Y si quieres que lea utiliza cualquier excusa para ello, desde la receta de la cena porque tú no puedes mirarlo mientras cocinas hasta las instrucciones del último juguete adquirido. Y pide que le regalen libros llamativos que le llamen la atención por los dibujos, por los olores, de detectives, de monstruos, hoy en día hay mil variedades. El dinero invertido en libros nunca será malgastado.

Juega con los deberes. Es importante para nuestros hijos con TDAH la novedad, evitar el aburrimiento la repetición y, por tanto, debemos sorprenderlos. Jugar a preguntas como un trivial para aprenderse la lección, hacer un concurso con premios por cada pregunta acertada. He llegado a pagar a mi hijo lo confieso cinco céntimos por cada acierto y no digo que deba ser éste el mejor premio pero en ese momento me funcionaba, no nos juzguemos, insisto, si algo te funciona úsalo bastante esfuerzo les supone a ellos y a nosotros.

        3. Hacer los deberes más visuales y colaborativos.

Utiliza medios audiovisuales. Nuestros hijos con TDAH son muy visuales, si tiene libros electrónicos que haga ejercicios siempre en el ordenador, no en el cuaderno.  Ponle vídeos explicativos, hoy en día tenemos de todo en YouTube. Podemos ver los ríos con Google earth, hacer una visita virtual a cualquier ciudad, entrar en museos, etc.

Evidentemente los deberes se complican con la edad y en tercero o cuarto de primaria los deberes y su dificultad empiezan a aumentar considerablemente.

La solución que me funcionaba con asignaturas como música, sociales, naturales o inglés, era buscar vídeos de YouTube sobre el tema en cuestión: que estudiábamos los planetas, video de los planetas y después veíamos otros sobre cómo viven los astronautas en la nave; los animales, vídeos de animales; los instrumentos musicales; las plantas….hoy en día encontramos videos sobre cualquier materia a estudiar.

Hazle partícipe de sus trabajos. Esta solución visual suele funcionar, pero el descubrimiento súmmum se produjo tras una charla de José Ramón Gamo donde insistía en la importancia de hacer vídeos con ellos como método de aprendizaje: “Hagámoslos partícipes del proyecto de sus materiales de estudio”.

En ese momento pensé que ya estaba todo inventado en YouTube y yo ya utilizaba los vídeos para estudiar con mi hijo, pero sinceramente hay que probarlo…Efectivamente él dijo que el tiempo invertido en hacer un vídeo era compensado con creces y así es, lo ratifico plenamente.

Hacemos vídeos con la app de videos sobre todo: planetas, plantas, animales, instrumentos musicales, etc. Ahora ya casi los hace él solo y mientras que elige las fotos, graba los nombres con su voz, escribe los nombres e incluso incluye efectos de sonido, ya se ha aprendido el tema de una manera fácil, divertida y sin discusiones.

En serio, probadlo es una manera divertida de estudiar con ellos sin gritos y parece increíble como luego recuerdan todo lo que ellos mismos han hecho.

Para algunas asignaturas como mates y lengua, eso no sirve pero si deben adoptarse algunas medidas:

  • En mates no debería hacer una página entera de los mismos ejercicios, basta con hacer una para para comprobar si lo ha aprendido. Esto se debería acordar previamente con el profesor.
  • En lengua muchas veces nos funciona escribir sobre el libro directamente para evitar copiar enunciados. No sé si es lo mejor para los pobres libros pero en mi caso lo prefiero.

En definitiva, aprendemos haciendo y experimentado: salgamos al campo con ellos, veamos en directo las partes de la flor, la fotosíntesis de las plantas, los animales invertebrados, experimentemos las fuerzas de la energía, la evaporación del agua, todo lo que puedan ver, tocar y experimentar en persona lo van a asimilar en las aulas mucho más rápidamente.

Tú también formas parte del proyecto educativo de tu hijo, tú formas parte del cambio¡.